enero 2008


Qué: Desde noviembre del año pasado miles de guionistas en EE.UU. abandonaron sus teclados en protesta por las condiciones económicas que la industria les ofrece. El cine y la televisión se han visto afectados por la protesta. La poco glamorosa entrega de los Globo de Oro y la suspensión de series como “30 Rock” y “The Office” son las consecuencias más visibles, pero de continuar la huelga, la siguiente “víctima” podría ser Hollywood (aunque los estudios han dicho que tienen material hasta por lo menos 2009).

Quiénes: Unos doce mil guionistas -organizados en el sindicato “Writers Guild of America” (WGA)- son los promotores de las protestas. Son apoyados -pero sin hacer causa común- por el poderoso sindicato de actores (Screen Actors Guild, que tiene unos 150 mil afiliados). La contraparte de los huelguistas es la Alianza de Productores de Cine y Televisión (AMPTP por sus siglas en inglés), que reúne a decena de estudios de la industria, como Disney, Warner, Sony y CBS.

Cuándo: El malestar comenzó a mediados del año pasado, pero el paro comenzó el 4 de noviembre. La última huelga de los guionistas fue en 1988. Esa vez, se habrían perdido unos US$ 500 millones.

Dónde: En todo Estados Unidos. En especial en Nueva York y Los Ángeles, centros neurálgicos de este segmento de la industria de la entretención.

Porqué: Plata, por supuesto. Uno de los puntos más conflictivos en las negociaciones entre los escritores y los estudios, es el porcentaje destinados a los creativos por concepto de venta en DVD y online. Los guionistas aspiran a recibir unos 8 centavos de dólar por unidad vendida. Los productores no están dispuestos a dar más de la mitad. Además, otro tema que preocupa, son las grandes diferencias en los sueldos. Los guionistas de series exitosas, reciben varios millones de dólares al año, mientras que miles de asociados deben conformarse con sueldos muy bajos y poca seguridad laboral. Sobre este aspecto, el New York Times publicó un interesante artículo.

Woddy Allen solidariza con la causa:

Anuncios

Mucha gente desconfía de las guías de viaje: los datos pueden ser engañosos o añejos, aparte que las tienes que pagar (o robar) y cargar.

Si eres de estas personas, te recomiendo dos sitios que ayudan con algunas ideas de lo que te encontrarás en tu recorrido.

El primero es www.travelblog.org, en el que miles de personas dejan sus impresiones y consejos de sus viajes, claro. A veces resulta un poco complicado decidirse entre tantos bitácoras, pero si hay tiempo, tarde o temprano darás con uno bueno. Lo mejor, es el foro, en que planteas dudas, como este gringo que pregunta si es mejor viajar a Buenos Aires o Stgo/Valpo.

¿Quién le dice la verdad?

La otra dirección es wikitravel. Al igual que la wikipedia, tiene versiones en distintos idiomas. Por supuesto, la más completa es la en inglés. Esto es más como una clásica guía, pero supuestamente “libre e independiente”, auwikitravelnque igual a veces se notan los intereses ocultos, sobre todo en los link 😀 Es bien útil para manejar información dura, como el clima y los medios de transporte disponible.

 

 

En los últimos días la prensa ha declinado en la cobertura sobre la disputa territorial entre Chile y Perú, llevada por este país al Tribunal de La Haya.

El sábado, la agencia EFE informó que Ollanta Humala había catalogado como ‘objetivo nacional’ la demanda por límites marítimos presentada por su país. Además, afirmaba que había llamado a “adoptar medidas preventivas” de índole comercial.

En octubre pasado, junto a Gilberto Aranda, entrevisté a Ollanta Humala en la sede limeña de su partido, el Nacionalista Peruano. Por esos días ya se percibía las intenciones peruanas, por lo que buena parte de la conversación se enfocó en este tema.

Si bien Humala es un personaje límite, que mantiene actualmente un liderazgo difuso, hay que recordar que fue el candidato más votado en última elección presidencial peruana. Y si Alan Garcia ganó, fue OMsólo porque en la segunda vuelta fue percibido como el “menos malo”.

Estas fueron las palabras de Humala sobre el tema:

¿Cómo avizora el litigio marítimo entre Perú y Chile?

“Creo que el Tribunal de La Haya va a admitir el conflicto. Yo tengo confianza que el veredicto represente la equidad y la sensatez que ante costas que mantienen una morfología irregular no se puede hablar de límites en base a paralelos, si no que a equidistancia”.

¿Alan García tiene apoyo transversal sobre este asunto?

“Este ha sido un mérito de los nacionalistas. Hemos obligado al gobierno a asumir un tema que no ha querido. Alan García no quiso enfrentar este pleito en su primer gobierno y pretendió no hacerlo también en éste. El gobierno peruano ha tenido que enfrentar el problema limítrofe y asumir la propuesta que nosotros hemos generado. Ahora, lo que a los nacionalistas nos preocupa es qué tanto empuje le pone para ir a defender lo nuestro, porque nosotros sabemos que el Gobierno de Bachelet si lo ha hecho, dentro de lo que es un Gobierno responsable”.

¿Este es el último problema limítrofe entre Chile y Perú?

No. Hay problemas pendientes que se han generado a partir del Tratado del 29, como es el muelle que nos han dado y cuya servidumbre debe ser peruana, y no chilena. También el tema de la limitación de la región de Arica y Parinacota, el tema de la limitación del Mar Presencial, que no tiene ningún sustento jurídico. Creo que es la elucubración imaginativa de alguien, pretendiendo apoderarse de aproximadamente de 35 mil kilómetros de mar territorial. Chile nos va a tener de vecinos así no les guste, y viceversa también nosotros, por lo que sería una necedad pretender llevarnos mal. Hay que buscar una solución en que ambos ganemos.

En el contexto de las disputas limítrofes, se ha dicho que Ud. es antichileno, ¿Es así?

Yo no soy antichileno. Lo que pasa es que soy bien peruano y la relación bilateral entre los dos países no es equitativa. Lo que yo rescato es la unidad del pueblo, pero otra cosa es la política de los gobiernos, sobre lo que somos muy celosos. Para construir lazos de hermandad con Chile hay que dar solución a los problemas históricos y coyunturales. Hay que decir las cosas bien claras; creo que ha habido mucha hipocresía en nuestra relación.